parallax background

Bolas chinas

La guía más completa

Aunque cada vez más los juguetes eróticos se relacionan no sólo con el placer, sino también con la salud, y en este punto destacan las bolas chinas. Esto es todo lo que pueden hacer por ti y por tu salud.

Beneficios

Lo primero: ¿Qué son?

Las bolas chinas, también conocidas como bolas geisha son, generalmente, dos bolas unidas por una cuerda, con diferentes pesos en su interior, aunque hoy en día podemos encontrar versiones con sólo una bola.

Aunque hay bolas chinas de diferentes materiales, nosotros recomendamos utilizar unas de silicona médica, ya que se trata de un material muy seguro y no poroso que puede ser limpiado y esterilizado de manera muy sencilla.

Como alternativa podemos encontrar también las bolas Ben Wa, que se diferencian de las anteriores en que éstas no están unidas por ningún cordel. Están pensadas para un nivel muy alto de entrenamiento ya que requieren una preparación previa.

Este tipo de bolas chinas se pueden encontrar en metal y cristal, ambas opciones muy higiénicas también porque, al igual que la silicona médica, son materiales no porosos que pueden esterilizarse incluso en el lavavajillas y, además, se enfrían y calientan rápidamente, lo que nos permite jugar con diferentes sensaciones.

Un poco de historia...

historia-bolas-chinas

Aunque por su nombre podemos pensar que este juguete sexual fue desarrollado en China, lo cierto es que su origen lo encontramos en Japón. Aunque parece que todas las historias parecen confirmar que las geishas (y de ahí su nombre) fueron las primeras en utilizarlas.

Una de las leyendas más extendidas dice que este juguete erótico era utilizado para mejorar las artes amatorias de las geishas y es que el fortalecimiento del suelo pélvico con las bolas chinas, como veremos a continuación, mejora nuestras relaciones sexuales.

Hay leyendas que hablan de que las geishas contraían los músculos pélvicos con la intención de hacer sonar las bolas chinas, que en su origen tenían otra esfera metálica dentro, creando así sonidos en función del ritmo y fuerza de su musculatura para llamar la atención del hombre.

Para qué sirven las bolas chinas

Durante los años en los que los juguetes eróticos han sido un tabú, las bolas chinas sólo se utilizaban bajo prescripción médica y era realmente difícil de encontrar, siempre entre vibradores y consoladores y, en la mayoría de los casos, de mala calidad.

Hoy en día los expertos hablan abiertamente de sus beneficios y podemos encontrarlas fácilmente incluso en tiendas online y cada vez las marcas apuestan por mejores materiales y diseños. Sin embargo, muchas veces la duda persiste: ¿cuándo utilizar las bolas chinas?

En general, se ha extendido su uso tras los partos vaginales, debido a que el esfuerzo ejercido por la musculatura pélvica durante el parto deja la zona muy débil lo que a veces se traduce en problemas de incontinencia urinaria. Este mismo problema lo sufren miles de mujeres durante la menopausia, otro de los momentos clave donde suelen recomendarse el ejercicio con bolas chinas (ejercicios de Kegel).

Sin embargo, cada vez son más las mujeres que deciden probar con este juguete antes de tener cualquier problema de salud asociado, con el fin de mejorar el tono de la musculatura de esta zona. Además de prevenir problemas futuros, realizar los Ejercicios de Kegel nos puede ayudar a mejorar nuestras relaciones sexuales, tal y como veremos más adelante.

En resumen, la mayoría de mujeres, sea cual sea su edad o condición, pueden utilizar las bolas chinas, salvo que su médico especialista lo desaconseje por motivos puntuales. Eso sí, es muy importante que sepamos cómo elegir las bolas chinas adecuadas y cómo utilizarlas correctamente.

Beneficios de ejercitar el suelo pélvico

Con suelo pélvico nos referimos a la musculatura de la zona abdominal baja que mantiene la vejiga, el útero y el recto. Cuando esta musculatura se debilita nos encontramos con problemas de salud como la ya mencionada incontinencia urinaria, prolapso o caída de los órganos intrabdominales y problemas de carácter sexual.

suelo-pelvico-y-bolas-chinas

Tanto para prevenir estos problemas, o una vez ya han aparecido, los Ejercicios de Kegel, que luego detallaremos, son los ideales. Aunque parece que sólo recurrimos al ejercicio del suelo pélvico tras el embarazo o durante la menopausia, lo cierto es realizar estos ejercicios se recomiendan con indiferencia de la edad de la mujer y sin importar si los realiza antes, durante o después del embarazo, ya que siempre resultan beneficiosos si se realizan correctamente.

Además de los beneficios a nivel sanitario, tener un suelo pélvico en forma trae ventajas también a nivel sexual. Los ejercicios de Kegel proporcionan un mayor control sobre la zona vaginal permitiendo a la mujer contraer sus músculos resultando así, mucho más placentero para su pareja (que notará un roce mayor durante la penetración), pero también para ella, que es capaz de controlar sus orgasmos más fácilmente, y hacerlos más duraderos.

¿Quieres saber más sobre el suelo pélvico y los problemas relacionados? Escúchalo aquí:

¿Cómo elegir tus bolas chinas?

Talla

Escoger la talla adecuada de nuestras bolas chinas nos ayudará no sólo a ejercitar adecuadamente nuestro suelo pélvico sino, además, a llevarlas con comodidad. En general podemos hablar de dos tamaños:

  • Medianas o grandes
  • Pequeñas

Estas medidas son siempre orientativas, ya que cada fabricante puede variar los tamaños de sus bolas chinas; sin embargo, son los más comunes. Ahora bien, ¿cómo saber cuáles son las adecuadas para ti?

Las bolas chinas medianas o grandes están recomendadas para aquellas mujeres que tengan el suelo pélvico algo más debilitado. En muchos casos, tu médico puede indicártelo, pero este tamaño se recomienda generalmente a mujeres que hayan tenido uno o varios partos vaginales y/o que sufran incontinencia urinaria. Otro punto que nos puede ayudar a escoger el tamaño adecuado es pensar en el tamaño del tampón que utilicemos normalmente; si éste es grande, las bolas chinas de este tamaño son más adecuadas..

Por otro lado, las bolas chinas pequeñas son más adecuadas para aquellas mujeres que no hayan sido madre o lo hayan sido por cesárea, o para aquellas que utilicen tamaños pequeños de tampón durante su menstruación.

Peso

El segundo punto a tener en cuenta, después del diámetro de las bolas geisha, es el peso. Obviamente a mayor peso, mayor será el entrenamiento pero, tú no irías al gimnasio el primer día y cargarías 100kg, ¿verdad?

Lo mismo sucede con las bolas chinas. Debemos empezar por un peso adecuado a nuestro tono muscular e ir aumentándolo poco a poco a medida que vamos haciendo nuestros ejercicios de kegel.

Para empezar, el peso debe ir de 28 gramos, para mujeres con el suelo pélvico debilitado, a 35 gramos para aquellas que tienen la musculatura menos débil. A medida que vayamos haciendo los ejercicios notaremos la mejoría y podremos ir subiendo de peso hasta los 40-42 gramos en adelante.


Qué bolas chinas escoger

Como ya te hemos dicho, el peso, la talla y el material es uno de los puntos clave a la hora de elegir tus bolas chinas. Sin embargo, como ya hemos adelantado anteriormente, hay algunas diferencias que podemos encontrar en los modelos de bolas chinas disponibles en el mercado.

lelo-luna-en-bolaschinasonline

Las tradicionales

Como te indicábamos, las bolas chinas más comunes están formadas por dos bolas unidas por un cordel. Aunque generalmente estas bolas son redondas, algunas marcas han sacado al mercado bolas chinas con forma ligeramente ovalada.

Entre las diferentes opciones, algunas marcas ofrecen en el mismo pack varios pesos de manera que podamos, con un mismo producto, ir aumentando el peso de las bolas. Una de las más conocidas son las LELO Luna Beads, las bolas chinas de la marca LELO, una de las principales del sector.

En el set de las bolas chinas de LELO nos encontramos con dos bolas de 28 gramos y otras dos de 37 gramos que pueden combinarse como se prefiera entre sí, y tienen 35 mm de diámetro.

También tenemos la opción LELO Luna Beads Mini con un diámetro de 29 mm para quienes tengan un suelo pélvico poco debilitado.

Nos gustan por su calidad, su diseño y su presentación pero, sobre todo, porque en un solo producto tenemos todo un kit de entrenamiento.

De una sola bola

Como te indicábamos, algunas marcas ofrecen una versión de las tradicionales bolas chinas, con una sola unidad. Este tipo de bolas geisha están pensadas para principiantes ya que resulta más sencillo llevar sólo una bola.

Por ejemplo, las Geisha Pleasure Ball Delux de Shots Toys, o las Touche Dukes (que incluye un set de una bola y dos bolas) son una buena opción si las dos bolas nos resultan un poco incómodas al principio.

Generalmente estas bolas tienen un diámetro de 35 a 37 mm, es decir, un tamaño medio-grande, para que resulte sencillo sujetarlas con la musculatura pélvica.

Bolas Ben Wa

Aunque en muchos casos se utiliza el término Ben Wa para referirse genéricamente a las bolas chinas, lo cierto es que se trata de un tipo algo diferente.

La particularidad de este tipo de bolas chinas es que no tienen cuerda que las una. Es decir, son esferas individuales que se presentan en numerosos tamaños, aunque suelen ser más pequeñas y pesadas que las bolas chinas tradicionales.

Están pensadas para un nivel de entrenamiento avanzado, ya que tanto el hecho de no llevar cuerdas, así como su tamaño y peso, hace que sean más difíciles de usar.

Las bolas Ben Wa están fabricadas generalmente en metal o cristal, ambos materiales seguros para el cuerpo que pueden esterilizarse fácilmente y son muy duraderos.

Nos gustan porque, además de ser duraderas, ofrecen una posibilidad de entrenamiento a niveles avanzados. Además, tanto el metal como el cristal pueden enfriarse y calentarse fácilmente con lo que podemos jugar con los cambios de temperatura, lo que resulta muy estimulante.

Bolas chinas con vibración

Como generalmente las bolas chinas tienen otra en su interior, al movernos éstas suelen provocar ligeras vibraciones que ayudan también durante el ejercicio del suelo pélvico. Aunque algunas mujeres encuentran esta leve vibración muy placentera, lo cierto es que las bolas chinas tradicionales no están pensadas como juguete sexual tradicional, por lo que en muchos casos esta ligera vibración no provocará orgasmos.

Sin embargo, para quienes busquen en las bolas chinas un juguete erótico hoy en día tenemos la posibilidad de comprar bolas chinas con vibración. En este caso, además de poder fortalecer el suelo pélvico podemos utilizarlas de manera muy similar a los huevos vibradores.

En algunos casos, al igual que las bragas vibradoras, las bolas chinas con vibración tienen control remoto por lo que resultan cómodas de utilizar, permitiendo cambiar entre los diferentes patrones. También resultan muy útiles en, por ejemplo, los juegos de pareja, ya que permite ceder a nuestro chico o chica el mando para controlar las vibraciones. Placer y salud nunca habían estado tan unidos.

Visita la página Juguete Rosa para más información

Cómo usar las bolas chinas

como-usar-bolas-chinas

Una vez tengas claro qué bolas chinas son las tuyas, ha llegado el momento de pasar a la acción. Aquí te explicamos cómo debes colocarte y usar las bolas chinas, ¿preparada?

Antes de empezar, esteriliza tus bolas chinas. Este proceso se debe repetir de vez en cuando y debes lavar tus bolas chinas con agua tibia y jabón neutro tras su uso.

Cómo se ponen

Como te indicábamos, puedes empezar por una o dos bolas pero escoge siempre el menor peso posible que ofrezcan tus bolas chinas, siempre habrá tiempo de subir de peso. El objetivo es estar cómodas y no sentirnos frustradas.

Las bolas chinas deben quedar colocadas en la vagina, aproximadamente a la misma altura donde quedaría puesto el tampón, y con la cuerda ligeramente fuera para poder extraerlas con facilidad.

Utiliza un poco de lubricante para introducirlas, eso sí, opta siempre por un lubricante de base agua, ya que el lubricante de base silicona puede dañar tus bolas chinas. Una gota de lubricante será suficiente, para evitar que las bolas resbalen demasiado.

La primera vez que te las pongas lo más importante es que estés tranquila ya que, si te pones nerviosa los músculos de tu vagina se contraerán. Si notas cualquier roce, utiliza un poquito más de lubricante y, si es necesario, para e inténtalo de nuevo un poquito más tarde.

Cómo llevarlas puestas

Una vez estén colocadas, ponte de pie. Notarás que las bolas tienden a caer, pero tus músculos vaginales se contraerán el músculo de forma inconsciente. Empieza a moverte para que las bolas internas empiecen a vibrar y la musculatura del suelo pélvico empiece a trabajar.

La siguiente pregunta sería ¿cuánto tiempo debemos llevarlas puestas? Al principio será suficiente con 10 o 15 minutos al día. Si tienes el músculo del suelo pélvico muy debilitado, prueba a contraer los músculos estando tumbada. El paso siguiente sería sujetarlas estando de pie y, por último, andar con ellas.

A medida que nos sintamos cómodas con ellas podemos ir aumentando el tiempo poco a poco, aunque los expertos hablan que más de dos horas al día no será necesario. Cuando te sientas cómoda anímate a salir incluso a la calle con ellas.

También te recomendamos realizar los ejercicios de Kegel que te hemos explicado antes. Estos ejercicios se pueden realizar con bolas chinas o sin ellas. Por norma general, si tienes el suelo pélvico muy debilitado puedes empezar sin las bolas chinas puestas, pero estos ejercicios son más efectivos en unión con las bolas.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son una serie de ejercicios en los que debemos contraer el músculo pubocoxígeo desarrollados por el doctor Arnold Kegel, de donde obtienen su nombre. Antes de realizar cualquier contracción es importante que localices los músculos que deben trabajar, ya que en muchas ocasiones, por error, contraemos la zona abdominal o los glúteos.

Estar seguras de que estamos trabajando el grupo muscular correcto es tan sencillo como, durante la micción, cortar el flujo de orina. Los músculos utilizados para ello son los que debemos contraer. Haz esta prueba tan sólo una vez y durante unos segundos solos. Una vez localizados es importante que, antes de realizar tus ejercicios, nuestra vejiga esté vacía, ya que podríamos sufrir una infección de orina.

Una vez localizados los ejercicios son:

  • Paso 1Contrae y eleva las bolas chinas

    Con las bolas chinas dentro de la vagina, contrae los músculos hasta que notes que éstas se elevan.
  • Paso 2Mantén la contracción

    Una vez hayas conseguido elevar las bolas chinas, mantén la contracción de 2 a 10 segundos realizando inspiraciones y expiraciones profundas.
  • Paso 3Suelta la contracción

    Pasados esos segundos, suelta la contracción y deja que las bolas chinas desciendan.
  • Paso 4Descansa

    Relájate durante, como mínimo, tantos segundo como hayas mantenido la contracción.
  • Paso 5Repite el ejercicio

    Realiza repeticiones en función del estado de tu suelo pélvico con un máximo de 10 repeticiones.

Top Ventas

  • fit4-orgasm
  • silhouette-exotic
  • ben-wa-balls
  • ovo-bolas-chinas-online
  • luna-beads-lelo
  • usb-kegel-balls
  • icicles-pipedream
  • bolas-chinas-fellztoy

Bolas chinas ¿Qué son?

Las bolas chinas, también conocidas como bolas geisha son, generalmente, dos bolas unidas por una cuerda, con diferentes pesos en su interior, aunque hoy en día podemos encontrar versiones con sólo una bola.

Aunque hay bolas chinas de diferentes materiales, nosotros recomendamos utilizar unas de silicona médica, ya que se trata de un material muy seguro y no poroso que puede ser limpiado y esterilizado de manera muy sencilla.

Como alternativa podemos encontrar también las bolas Ben Wa, que se diferencian de las anteriores en que éstas no están unidas por ningún cordel. Están pensadas para un nivel muy alto de entrenamiento ya que requieren una preparación previa.

Este tipo de bolas chinas se pueden encontrar en metal y cristal, ambas opciones muy higiénicas también porque, al igual que la silicona médica, son materiales no porosos que pueden esterilizarse incluso en el lavavajillas y, además, se enfrían y calientan rápidamente, lo que nos permite jugar con diferentes sensaciones.

Un poco de historia…

historia-bolas-chinas

Aunque por su nombre podemos pensar que este juguete sexual fue desarrollado en China, lo cierto es que su origen lo encontramos en Japón. Aunque parece que todas las historias parecen confirmar que las geishas (y de ahí su nombre) fueron las primeras en utilizarlas.

Una de las leyendas más extendidas dice que este juguete erótico era utilizado para mejorar las artes amatorias de las geishas y es que el fortalecimiento del suelo pélvico con las bolas chinas, como veremos a continuación, mejora nuestras relaciones sexuales.

Hay leyendas que hablan de que las geishas contraían los músculos pélvicos con la intención de hacer sonar las bolas chinas, que en su origen tenían otra esfera metálica dentro, creando así sonidos en función del ritmo y fuerza de su musculatura para llamar la atención del hombre.

Para qué sirven las bolas chinas

Durante los años en los que los juguetes eróticos han sido un tabú, las bolas chinas sólo se utilizaban bajo prescripción médica y era realmente difícil de encontrar, siempre entre vibradores y consoladores y, en la mayoría de los casos, de mala calidad.

Hoy en día los expertos hablan abiertamente de sus beneficios y podemos encontrarlas fácilmente incluso en tiendas online y cada vez las marcas apuestan por mejores materiales y diseños. Sin embargo, muchas veces la duda persiste: ¿cuándo utilizar las bolas chinas?

En general, se ha extendido su uso tras los partos vaginales, debido a que el esfuerzo ejercido por la musculatura pélvica durante el parto deja la zona muy débil lo que a veces se traduce en problemas de incontinencia urinaria. Este mismo problema lo sufren miles de mujeres durante la menopausia, otro de los momentos clave donde suelen recomendarse el ejercicio con bolas chinas (ejercicios de Kegel).

Sin embargo, cada vez son más las mujeres que deciden probar con este juguete antes de tener cualquier problema de salud asociado, con el fin de mejorar el tono de la musculatura de esta zona. Además de prevenir problemas futuros, realizar los Ejercicios de Kegel nos puede ayudar a mejorar nuestras relaciones sexuales, tal y como veremos más adelante.

En resumen, la mayoría de mujeres, sea cual sea su edad o condición, pueden utilizar las bolas chinas, salvo que su médico especialista lo desaconseje por motivos puntuales. Eso sí, es muy importante que sepamos cómo elegir las bolas chinas adecuadas y cómo utilizarlas correctamente.

Beneficios de ejercitar el suelo pélvico

Con suelo pélvico nos referimos a la musculatura de la zona abdominal baja que mantiene la vejiga, el útero y el recto. Cuando esta musculatura se debilita nos encontramos con problemas de salud como la ya mencionada incontinencia urinaria, prolapso o caída de los órganos intrabdominales y problemas de carácter sexual.

suelo-pelvico-y-bolas-chinas

Tanto para prevenir estos problemas, o una vez ya han aparecido, los Ejercicios de Kegel, que detallamos arriba, son los ideales. Aunque parece que sólo recurrimos al ejercicio del suelo pélvico tras el embarazo o durante la menopausia, lo cierto es realizar estos ejercicios se recomiendan con indiferencia de la edad de la mujer y sin importar si los realiza antes, durante o después del embarazo, ya que siempre resultan beneficiosos si se realizan correctamente.

Además de los beneficios a nivel sanitario, tener un suelo pélvico en forma trae ventajas también a nivel sexual. Los ejercicios de Kegel proporcionan un mayor control sobre la zona vaginal permitiendo a la mujer contraer sus músculos resultando así, mucho más placentero para su pareja (que notará un roce mayor durante la penetración), pero también para ella, que es capaz de controlar sus orgasmos más fácilmente, y hacerlos más duraderos.

¿Quieres saber más sobre el suelo pélvico y los problemas relacionados? Escúchalo aquí:

Como elegirlas

A la hora de escoger las mejores bolas chinas, además de un material seguro y un diseño que nos guste, es importante que escojamos la talla y el peso adecuado. Revisa el esquema que te hemos ofrecido en la primera parte.

Qué bolas chinas escoger

Como ya te hemos dicho, el peso, la talla y el material es uno de los puntos clave a la hora de elegir tus bolas chinas. Sin embargo, como ya hemos adelantado anteriormente, hay algunas diferencias que podemos encontrar en los modelos de bolas chinas disponibles en el mercado.

lelo-luna-en-bolaschinasonline

Las tradicionales

Las bolas chinas más comunes están formadas por dos bolas unidas por un cordel. Aunque generalmente estas bolas son redondas, algunas marcas han sacado al mercado bolas chinas con forma ligeramente ovalada.

Entre las diferentes opciones, algunas marcas ofrecen en el mismo pack varios pesos de manera que podamos, con un mismo producto, ir aumentando el peso de las bolas. Una de las más conocidas son las LELO Luna Beads, las bolas chinas de la marca LELO, una de las principales del sector.

En el set de las bolas chinas de LELO nos encontramos con dos bolas de 28 gramos y otras dos de 37 gramos que pueden combinarse como se prefiera entre sí, y tienen 35 mm de diámetro. También tenemos la opción LELO Luna Beads Mini con un diámetro de 29 mm para quienes tengan un suelo pélvico poco debilitado.

Nos gustan por su calidad, su diseño y su presentación pero, sobre todo, porque en un solo producto tenemos todo un kit de entrenamiento.

De una sola bola

Como te indicábamos, algunas marcas ofrecen una versión de las tradicionales bolas chinas, con una sola unidad. Este tipo de bolas geisha están pensadas para principiantes ya que resulta más sencillo llevar sólo una bola.

Por ejemplo, las Geisha Pleasure Ball Delux de Shots Toys, o las Touche Dukes (que incluye un set de una bola y dos bolas) son una buena opción si las dos bolas nos resultan un poco incómodas al principio.

Generalmente estas bolas tienen un diámetro de 35 a 37 mm, es decir, un tamaño medio-grande, para que resulte sencillo sujetarlas con la musculatura pélvica.

Bolas Ben Wa

Aunque en muchos casos se utiliza el término Ben Wa para referirse genéricamente a las bolas chinas, lo cierto es que se trata de un tipo algo diferente.

La particularidad de este tipo de bolas chinas es que no tienen cuerda que las una. Es decir, son esferas individuales que se presentan en numerosos tamaños, aunque suelen ser más pequeñas y pesadas que las bolas chinas tradicionales.

Están pensadas para un nivel de entrenamiento avanzado, ya que tanto el hecho de no llevar cuerdas, así como su tamaño y peso, hace que sean más difíciles de usar.

Las bolas Ben Wa están fabricadas generalmente en metal o cristal, ambos materiales seguros para el cuerpo que pueden esterilizarse fácilmente y son muy duraderos.

Nos gustan porque, además de ser duraderas, ofrecen una posibilidad de entrenamiento a niveles avanzados. Además, tanto el metal como el cristal pueden enfriarse y calentarse fácilmente con lo que podemos jugar con los cambios de temperatura, lo que resulta muy estimulante.

Bolas chinas con vibración

Como generalmente las bolas chinas tienen otra en su interior, al movernos éstas suelen provocar ligeras vibraciones que ayudan también durante el ejercicio del suelo pélvico. Aunque algunas mujeres encuentran esta leve vibración muy placentera, lo cierto es que las bolas chinas tradicionales no están pensadas como juguete sexual tradicional, por lo que en muchos casos esta ligera vibración no provocará orgasmos.

Sin embargo, para quienes busquen en las bolas chinas un juguete erótico hoy en día tenemos la posibilidad de comprar bolas chinas con vibración. En este caso, además de poder fortalecer el suelo pélvico podemos utilizarlas de manera muy similar a los huevos vibradores.

En algunos casos las bolas chinas con vibración tienen control remoto por lo que resultan cómodas de utilizar, permitiendo cambiar entre los diferentes patrones. También resultan muy útiles en, por ejemplo, los juegos de pareja, ya que permite ceder a nuestro chico o chica el mando para controlar las vibraciones. Placer y salud nunca habían estado tan unidos.

Cómo usar las bolas chinas

como-usar-bolas-chinas

Una vez tengas claro qué bolas chinas son las tuyas, ha llegado el momento de pasar a la acción. Aquí te explicamos cómo debes colocarte y usar las bolas chinas, ¿preparada?

Antes de empezar, hay un par de cuestiones que debes tener en cuenta. En primer lugar, esteriliza tus bolas chinas. Además, este proceso se debe repetir de vez en cuando y debes lavar tus bolas chinas con agua tibia y jabón neutro tras su uso.

Cómo se ponen

Como te indicábamos, puedes empezar por una o dos bolas pero escoge siempre el menor peso posible que ofrezcan tus bolas chinas, siempre habrá tiempo de subir de peso. El objetivo es estar cómodas y no sentirnos frustradas.

Las bolas chinas deben quedar colocadas en la vagina, aproximadamente a la misma altura donde quedaría puesto el tampón, y con la cuerda ligeramente fuera para poder extraerlas con facilidad.

Utiliza un poco de lubricante para introducirlas, eso sí, opta siempre por un lubricante de base agua, ya que el lubricante de base silicona puede dañar tus bolas chinas. Una gota de lubricante será suficiente, para evitar que las bolas resbalen demasiado.

La primera vez que te las pongas lo más importante es que estés tranquila ya que, si te pones nerviosa los músculos de tu vagina se contraerán.  Si notas cualquier roce, utiliza un poquito más de lubricante y, si es necesario, para e inténtalo de nuevo un poquito más tarde.

Cómo llevarlas puestas

Una vez estén colocadas, ponte de pie. Notarás que las bolas tienden a caer, pero tus músculos vaginales se contraerán el músculo de forma inconsciente. Empieza a moverte para que las bolas internas empiecen a vibrar y la musculatura del suelo pélvico empiece a trabajar.

La siguiente pregunta sería ¿cuánto tiempo debemos llevarlas puestas? Al principio será suficiente con 10 o 15 minutos al día. Si tienes el músculo del suelo pélvico muy debilitado, prueba a contraer los músculos estando tumbada. El paso siguiente sería sujetarlas estando de pie y, por último, andar con ellas.

A medida que nos sintamos cómodas con ellas podemos ir aumentando el tiempo poco a poco, aunque los expertos hablan que más de dos horas al día no será necesario. Cuando te sientas cómoda anímate a salir incluso a la calle con ellas.

También te recomendamos realizar los ejercicios de Kegel que te hemos explicado antes. Estos ejercicios se pueden realizar con bolas chinas o sin ellas. Por norma general, si tienes el suelo pélvico muy debilitado puedes empezar sin las bolas chinas puestas, pero estos ejercicios son más efectivos en unión con las bolas.

Después de todo esto, ¿vas a resistirte a probarlas?

Si te interesa iniciarte con las bolas chinas, puedes comprarlas en Jugueterosa.com

.